Diseño y Construcción

Recuperar elementos de la arquitectura vernácula del llano fue el propósito fundamental de la antropóloga Nancy Espinel y del arquitecto Angel Nuñez cuando decidieron construir la hospedería Cinaruco Caney.

Esta interpretación contemporánea retoma tres aspectos fundamentales de la antigua arquitectura: amplios espacios, ventilación natural y la utilización de materiales que proporciona el mismo entorno.

La estructura del Caney está soportada por botalones de cachicamo, un árbol que contiene las características indispensables para esta construcción: un tronco recto y cilíndrico, una altura promedio de 15 mts y fuerte consistencia.

La alta cubierta, elaborada por un experto, se fabricó con un pasto maleza conocido como guayacano, evitando así utilizar la tradicional palma de moriche que se encuentra en extinción. La llamativa cubierta es un fino tejido de la fibra en forma de tapetes que cumplen la función de tejas.

Muros de media pared, bloques sin repellado y pisos pintados con tintes minerales son otra muestra de aquellas singularidades de la tradicional arquitectura llanera.

Videos

Entrevista Finca Cinaruco Caney, Despierta mi llano

Nancy Espinel

 

Comentarios de nuestros huéspedes.